¿Cómo sé si mi bebé se queda con hambre? Las reglas básicas para saber si tu bebé se queda con hambre.

Share on facebook
Share on email

Muchas madres se cuestionan esto en algún momento, sobre todo si son primerizas. La incertidumbre de no saber si ha tomado suficiente leche es la preocupación de muchas mamás que nos preguntan por las reglas básicas para saber si su bebé se queda con hambre.

Las reglas básicas para saber si tu bebé se queda con hambre

Debemos de tener en cuenta 3 aspectos:

¿Cómo sé cuándo mi bebé tiene hambre?

Los bebés recién nacidos, evidentemente, no pueden comunicarse verbalmente, pero pueden generar movimientos involuntarios o acciones llamadas reflejos primarios.

El reflejo de succión y el reflejos de búsqueda son importantes para su alimentación y ayudan a comunicarse con sus mamás y papás, cuando estos aparecen de forma espontánea, dando lugar a lo que se llaman las señales del hambre.

Las señales del hambre son 3:

  1. Primera señal del hambre: El bebé estando despierto estando en su cunita o en brazos, comienza a girar la cabeza hacia un lado o hacia los dos como buscando el pecho (reflejo de búsqueda) y comienza a sacar la punta de su lengua (reflejo de succión).
  2. Segunda señal del hambre: Llevarse los puñitos a la boca y succionar. Este momento es lo que se conoce como ESTADO DE ALERTA TRANQUILA y es el momento ideal para ofrecer tanto el pecho como el biberón, así los bebés harán la toma tranquila, sin ansiedad, nos aseguramos de que entran menos gases y en el caso del pecho que el agarre sea el adecuado para evitar problemas de dolor o grietas.
  3. Tercera señal de hambre: El llanto, si esperamos a este momento, ya vamos tarde, el bebé tendrá mucho hambre. Cuando le ofrezcamos el pecho no agarrará bien y podrá provocarnos molestias y además comerá con más ansia y le generará mas gases. Si no hemos podido evitar llegar a este punto se debería calmar al bebé uno segundos antes de ofrecerle el pecho o la tetina.

¿Cómo sé que mi bebé esta saciado?

Otra incógnita es saber si cuando está mamando mi bebé y para, es porque ya no tiene hambre, está descansando. Aquí no hay evidencia científica que lo demuestre pero sí es muy generalizado que cuando un bebé está mamando mantiene su puñito apretado y cuando se sacia se relaja y deja la mano más abierta, con lo que si para y mantiene la mano apretada muy probablemente esté descansando, sobre todo los recién nacidos que son muy pequeñitos y se cansan más, es una pista que nos puede ayudar.

mi bebe tiene hambre

Si das lactancia materna verás que siempre se dice que hay que vaciar un pecho antes de dar el otro. Esto a veces confunde a la mamá que no sabe si su bebé para de mamar porque ya no tiene hambre o porque se ha vaciado el pecho (esto ocurre más los primeros días) aquí lo recomendable es que cuando tengas esa duda le ofrezcas el otro pecho para ver si lo coge.

Sirve de ayuda también el diferenciar el tipo de succión. Por el reflejo de succión si le ofreces el pecho el bebé succionará pero notarás la diferencia de cuando la succión es por hambre y extrae leche (succión nutritiva) o es más como si fuera un chupete, es decir no extrae leche (succión afectiva). Esto lo notarás y sabrás si tu bebé tiene hambre o simplemente quiere consuelo o conectar con su mami.

¿Cómo se que mi bebé no está pasando hambre?

Los bebés se deben de alimentar a demanda, tanto si es de pecho como de biberón. A demanda nos referimos a cada vez que el bebé lo pida (señales del hambre) independientemente del tiempo que haya pasado desde la última toma.

¿Por qué es importante dar el pecho o el biberón a demanda?

Son muchos las mamás y los papás que nos traen a sus bebés pensando que lloran porque tienen cólicos o gases y la realidad lo que ocurre es que pasan hambre.

Nos os sintáis culpables!!! Desde hace tiempo se instauró la idea de que los bebés deben comer cada 3h porque si no padecían de cólicos. Esa pauta queda ya muy obsoleta ya que los estudios nos demuestran que las primeras semanas toman cada mucho menos debido a que su estómago es muy pequeño e ingieren poca cantidad pero con más frecuencia. Además la leche se digiere rápido (50 min la materna y la de fórmula en 1h y 15 min aproximadamente) en ambos casos muy lejos de esas 3h.

Hay que tener en cuenta de que los 3 primeros meses los bebés pasan por lo que se llama «crisis de crecimiento» o «crisis de lactancia», que son días en los que su cuerpo experimenta un pico de crecimiento en su desarrollo y por ello necesitan aumentar la frecuencia de tomas, por eso debemos estar atentos a las señales del hambre para satisfacer sus necesidades en cada momento.

Conclusión

Para saber que nuestro bebé no pasa hambre debemos estar atentos a las señales del hambre para satisfacer sus necesidades en cada momento y establecer una lactancia a demanda ya sea pecho o biberón.

Y entender que al principio todo parece más complicado pero que con el paso de los días veréis como os vais entendiendo vuestro bebé y tú y todo se vuelve más sencillo.

Call Now Button